sábado, 12 de enero de 2013

El Regalo de Ayer

Ojos abiertos ciegos de tanto ver las luces que no alumbran ni la punta del nuevo inicio.
Manos que no han querido tocar el calor que tantas veces solo ha sabido quemar hasta las profundidades más desconocidas.
Oídos ensordecidos por los gritos diarios de auxilio interno, auxilio que nunca llega a  atender el desangramiento que dejas correr sobre mi piel humectándose de tu ironía al decir que siempre estarías aquí.
Es el aroma de una historia pasada que solo deja una estela para forzar la falta de olvido y así permnecer con la amargura de tu sabor.que ya ni náuseas pueder producir.
Envuelvo el paquete y lo regalo al mejor receptor de dolores y encantamientos que ningún efecto podría surtir.

1 comentario:

  1. Tu dolor a veces creo es parte de tu encanto. Tu encanto eso si es mucho mas que eso. Creo que tu dulce dolor se quiere transformar en una pena que anhela sanar. Espero que tu nueva etapa -sino otra mas- lo haga. Te lo mereces.
    Beso/Caco.

    ResponderEliminar