lunes, 8 de diciembre de 2014

... ESPERA ...

Esperando el momento de la gran felicidad o de la llegada del escupitajo en la cara donde la vida entera pase frente a mi. Pensando en aquel segundo eterno que hace doler las tripas y remorder la conciencia de una historia llena de fallas de amor.
   Comiéndome los dedos que ya no tienen sabor más que el de la amargura culpable de impaciencia. 
   Veo tus ojos brillar y una lágrima se contiene en los míos por miedo a más dolor. Oigo mis gritos por dentro  con el fluir de mi sangre que está a punto de salir.
   Miro tus ojos de nuevo, y es el único calmante que puedo encontrar. Toco tus manos frías, y me transformo en quien quiero ser, tu luz en el camino y la guarida que te dé calor.


AlEspejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario